Diagnóstico y Tratamiento

 

El proceso se inicia con un ciclo de entrevistas preliminares que tienen el propósito de evaluar la pertinencia del dispositivo para cada paciente. El diagnóstico  incluye sesiones de observación clínica, entrevista psiquiátrica y entrevista con la familia junto con evaluar la necesidad, en cada caso, de realizar psicodiagnóstico. Por otra parte, se consideran las formas de relación que cada niño establece con los otros y con la institución en un diagnóstico de proceso.
El tratamiento que ofrecemos en Aperturas Clínicas se realiza bajo la modalidad de institución terapéutica que se caracteriza por la realización de talleres, sesiones individuales  y un dispositivo especial que acoge y orienta a los padres. El trabajo terapéutico se organiza en torno al trabajo corporal, sensorial, del lenguaje y de instancias de intercambio social. Confiamos en que se pueden desplegar las  potencialidades de cada niño más allá de cualquier supuesta irreversibilidad de su sintomatología.
La institución recibe a los niños y adolescentes en una jornada de lunes a jueves de 8:30 a 12:30 Hrs.

Talleres Terapéuticos

 

Los talleres se caracterizan por ser espacios donde cada uno de sus integrantes, niños, adolescentes y terapeutas, aporta con su lenguaje e ideas a una producción colectiva. No obstante cada espacio terapéutico se propone a los niños y adolescentes de acuerdo a sus recursos personales y potencialidades. Es el caso del taller de historia que también tiene una versión que aborda la dimensión de la voz como eje central para aquellos niños que presentan mayor dificultad con el lenguaje. A su vez el taller de expresión tiene una versión cuyo eje es el montaje/integración sensorial para aquellos niños que por sus cualidades estructurales así lo necesiten.
Todo sujeto es precedido por una historia, toda comunidad es precedida por una historia. Relatos orales y escritos que dan cuenta del origen de la comunidad humana. El taller de historias asume esta idea principal y trabaja con relatos provenientes de grandes mitos, del folklore, de la historia de las familias y de los propios niños y adolescentes que componen el taller. La producción del taller, entonces, es la creación y reproducción de relatos en donde surgen narradores, personajes, cuentos, historias del origen que posibilitan y enriquecen las creaciones imaginarias y simbólicas de los niños y adolescentes.
La habitación del espacio y la construcción de la imagen y esquema corporal es necesaria para todo humano. El taller de expresión se propone como el espacio en que el sujeto y su cuerpo se interrelaciona y se estructura lo que posibilita el despliegue de recursos afectivos que son fundamentales para la constitución subjetiva. Este espacio se va organizando en primer lugar como el espacio del sujeto, que incluye el propio cuerpo. El espacio que circunda delimitado por los propios desplazamientos y el espacio social que es el que se comparte con otro. Las artes plásticas en general y actividades sensoriales en particular, son un medio para la construcción de estos espacios. La producción aquí también es colectiva.
Preparar alimentos, así como compartirlos es una de las actividades más antiguas del hombre, sobre todo cuando se hace de modo colectivo y para la comunidad. El taller busca afianzar el lazo social a través de la preparación simple de alimentos que se ofrecen a los demás. Es un espacio para el establecimiento de códigos comunes, para el intercambio humanizante que se produce en el acto de mezclar, integrar, probar y compartir lo preparado.
Consideramos el juego y el jugar como una instancia terapéutica y de curación. La actividad lúdica es un lenguaje en sí mismo aún cuando existan ciertas dificultades en el orden de la representación y el uso de las palabras. Se privilegia el juego colectivo como una forma de relación para potenciar y sostener la inclusión de los niños y adolescentes en el lazo social.
A diferencia de la propuesta de los otros talleres terapéuticos que buscan una producción colectiva, el Taller Aperturas promueve la producción individual dentro del grupo. Es un espacio donde cada participante se relaciona libremente con distintos materiales para realizar un proyecto propio.
Por su naturaleza la asamblea es uno de los espacios que define y a la vez crea la identidad de la institución terapéutica. Es el encuentro de todos los miembros de la Institución: niños, adolescentes, terapeutas y pasantes que se reúnen para tomar decisiones, proponer proyectos, discutir problemas, resolver conflictos, conversar sobre los asuntos comunes, actividades y vida de la institución. Esta instancia se fundamenta  en la construcción de un lugar en el lazo social y sentimiento de pertenencia a una comunidad para los participantes.

Sesiones Individuales

 

Las sesiones individuales complementan la terapéutica que propone la institución. Cada niño y adolescente tiene su terapeuta de referencia con quien trabaja semanalmente.

Grupo de Padres

 

El grupo de padres que está conformado por un terapeuta, madres, padres o bien por la pareja parental, permite que hablen de sus inquietudes, relación y experiencia con su hijo. Es un espacio para las preguntas, para poder construir nuevas perspectivas acerca de los problemas y potencialidades de los hijos.

Hemos desarrollado una apuesta terapéutica innovadora para el tratamiento de niños y adolescentes con problemas psíquicos graves.

CONTACTO

  +56 9 32717018
contacto@aperturasclinicas.cl
www.aperturasclinicas.cl
Padre Letelier 022, Providencia. Santiago, Chile